"Here, There and Everywhere" Beatle 'n' Jazz - Les Casotes.




Fragmento de la primera actuación del grupo en un evento de presentación de la Masía de Les Casotes (Castellón). Fiesta "Yellow Submarine". Fue el 14 de julio de el presente año 2007. Tras nuestra actuación, actuaron "Los Escarabajos", completando el motivo: Los Beatles.

Esperemos que esta combinación se repita, así como que consigamos programar el grupo "Beatle'n'Jazz" tanto como sus posibilidades da: conciertos en casas de cultura (pues tiene muchas variaciones artísticas frente a las versiones originales), amenizaciones, fiestas y todo tipo de evento ligado al mundo del jazz, el chill out o los Beatles.

¡Saludos y siempre a vuestra disposición!

Carmen

Beatle 'n' jazz - Prueba de sonido. LET IT BE- Masía les Casotes (Ribesalbes).

La Navidad Jazz Band



NEWS!! PROYECTO INCLUIDO EN SARC 2008

La calidad del vídeo es muy mala, pero sirve para hacerse la idea del trabajo que lleva, de los arreglos y del tipo de escenografía.

Esa fue su única actuación, tras madurar la idea el año pasado. Esperamos que en el presente año, consiga más actuaciones.


Saludos cordiales,

Carmen

Mujeres sobresalientes y artistas.



http://blogs.periodistadigital.com/ininteligente.php/2006/06/06/p30997#more30997

Considerada la inventora del "vocalese" en castellano, Carmen Nikol escenifica con admirable maestría una de las vanguardias más sobresalientes del jazz español, a través de la vocalización y las letras de solos instrumentales de la historia del jazz.
Dotada, según los críticos, por un instinto musical inconfundible y de una técnica espléndida, Carmen Nikol trabaja en el escenario sobre melodías improvisadas, con letras propias, en donde el compromiso social y la realidad femenina, ocupan primerísimos lugares. Una joven y prometedora carrera musical, que está obteniendo numerosos éxitos de público.
Con esta entrevista, intentamos conocer su profundidad narrativa y sus dos proyectos actuales: el cuarteto "Carmen Nikol Vocalese Experience" y su último trabajo, "De mujer a mujer… en vocalese".


PREGUNTA: Naciste a caballo entre dos etapas históricas, en 1975.


CARMEN NIKOL: Nací el día 21 de noviembre, justo el día después de la muerte oficial de Franco. Siempre que pienso en eso, me imagino diciéndole a mi madre que esperara un poco, para nacer en una España mejor. Fue en Barcelona, una tierra que amo por haberme dado una cultura cosmopolita y luchadora.


PREGUNTA: ¿Qué sensaciones guardas de tu infancia?


CARMEN NIKOL: Sobre todo, las de crecer entre dos culturas, la andaluza -mis padres y mis hermanos son cordobeses- y la catalana. Una fusión que me ha enseñado a unir la pasión y el análisis en formas muy diversas, complejas y satisfactorias.


PREGUNTA: ¿Qué influencias recibiste en aquellos primeros años? ¿Eras consciente que un día te dedicarías profesionalmente a ser artista? ¿Estaban estos hechos escritos cuando eras una niña?


CARMEN NIKOL: Para nada. Recuerdo que no tenía ningún deseo de parecerme a ningún artista ni pensaba en convertirme yo misma en una. De niña, sólo recuerdo dos situaciones ligadas a la música: por una parte, mi madre cantando coplas (tan bien que me hacía sentir los desengaños de sus letras), y por otra, yo misma cantando todo tipo de música, a pleno pulmón, bailando y sintiendo que me lo pasaba en grande.


PREGUNTA: Ese placer con la música ha sido una progresión constante


CARMEN NIKOL: Sí. De adolescente, comencé cantando en el coro de mi pueblo (Martorell). De joven, continué cantando en coros y me introduje en la escucha de los musicales. Pensaba que sería divertido formar parte de un musical. Me imaginaba escribiendo los guiones e interpretándolos. Pero nunca se me ocurrió cantar como profesión. Me gradué en Ingeniería Técnica Agrícola. Nada que ver.


PREGUNTA: Tu trayectoria musical comienza por grupos corales en Barcelona. ¿Cómo recuerdas esa experiencia?


CARMEN NIKOL: Muy divertida y enriquecedora. Los componentes de los grupos corales en los que he estado, tanto los masculinos como los femeninos, disfrutaban del compañerismo y de cantar lo que pidiese el momento. Como anécdota, recuerdo que tenía una compañera con la que, si nos mirábamos en el escenario, nos partíamos de la risa. Pero solía cantar a menudo con ella fuera del escenario. Hoy en día es soprano lírica profesional. Por ser yo contralto, cantábamos a voces y nos los pasábamos muy bien. La otra curiosidad que recuerdo con cariño, es con los del coro universitario: buscábamos un hueco, en una escalera, para conseguir una gran resonancia. ¡Y sonaba espectacular! La verdad es que, en general, tuve suerte con mis compañeras de coro. Varias de ellas, se convirtieron en buenas amigas. Y es que cantar une cuando se disfruta de buenos compañeros. Así que lo recuerdo con mucho cariño.


PREGUNTA: Tu voz es como una varita mágica, audaz, innovadora. ¿Qué cambios crees que ha ido teniendo tu voz, en el transcurso de los años y qué vigor y fuerza, según continuabas tu trayectoria profesional, veías que tu voz iba cobrando?


CARMEN NIKOL: Mira… cuando empecé mi voz era destacada por sus armónicos graves. Decían que era muy adecuada para una contralto. Y como la usaba sobre todo para funciones de coro pues estaba contenta. Veía mis faltas pero se difuminaban entre tantas otras voces. Luego, sola, empecé a analizarme más y más, conocer mis posibilidades como cantante de diferentes estilos, mis pros y mis contras, lo mejorable y lo imposible de conseguir mejorar (por limitaciones propias),… O sea, empecé a conocer mi instrumento vocal con mucho más interés y pragmatismo. Y eso me ha hecho sufrir lo que cualquier profesional pueda sufrir. Y disfrutar lo que cualquier artista pueda disfrutar. Soy persona de buscarle los tres pies al gato: de escuchar, contrastar, revisar la comparativa, aplicar y volver a empezar hasta mejorar o desistir. Me quedan cosas por comenzar a mirar, claro. Siempre hay algo más. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que el arte y el gusto son esencialmente subjetivos. Por lo que, por mucho que uno perfile su arte, siempre habrá alguien a quién no le complazca. Lo mejor, creo, es disfrutar en la evolución, en el esfuerzo. No se puede ser artista para sufrir por el gusto.


PREGUNTA: ¿vigor y fuerza al interpretar?


CARMEN NIKOL: Sí, el vigor y la fuerza forman parte del contexto de una composición musical: normalmente, si sigues la composición, haces lo que pide. Pero, puedes reinterpretar. Luego, está el vigor en el instrumento vocal. Hay que esforzarse en cuidarlo y, por desgracia con la voz, sobre todo en el canto ligero, es algo difícil y de largo proceso. Uno mismo tiene que medir su evolución: no existe un manual de uso como sí lo hay para una máquina de precisión o como lo puede haber en el canto lírico (de interpretación más sujeta al estilo y con patrones más adaptados a la proyección lírica).


PREGUNTA: ¿Te identificas con tu voz?


CARMEN NIKOL: Sí, me siento identificada con mi voz cuando uso según qué partes de mi registro. Quiero decir, cuando es una voz parecida a la que usaría hablando. Pero si uso falsetes y giros muy amplios o efectos nasales, pues me identifico con el hecho de usarlos a mi manera, pero no me identifico propiamente con la voz. Ahí me identifico más con el mensaje de la canción o con el hecho de conseguir dar un efecto que expresamente busco. La voz ahí se convierte en un instrumento que juega con sus posibilidades. Y es algo muy divertido, muy personal.


PREGUNTA: Veintitrés años en Barcelona. Entonces eras más Carmen Yébenes que Carmen Nikol. ¿Qué rescatas como más significativo de aquellos veintitrés años?


CARMEN NIKOL: Lo rescato todo. Fui feliz, a pesar de las dificultades de la adolescencia (risas). Mi hermana diría que era una niña y una joven complicada, porque lo cuestionaba todo. Pero me encanta recordar que la gente que escogía para mi entorno era gente auténtica, sincera, humana. Los catalanes forman una sociedad como todas, con sus más y sus menos, pero son francos y directos. Es gente que sabe querer; probablemente, no te ofrezcan una súper sonrisa desde el primer momento. No te embriagan con cordialidad. Pero si eres sincero y humilde, disfrutan de charlar en cenas con pà amb tomaquet y te abren su corazón, su inteligencia y su casa. Y eso me ha marcado de por vida. Rescato la calidad de las amistades y la mezcla de influencias. Rescato el respeto y el compartir.


PREGUNTA: ¿Por qué Carmen Nikol?


CARMEN NIKOL: (Risas). Porque se nos ocurrió. Yébenes es un apellido inusual y difícil y, un día, yendo a Barcelona desde Valencia en un Twingo (que estira los viajes a más no poder), Jeff Jerolamon (mi pareja) dijo: “Vamos a buscar un apellido más fácil… artístico”. Y ahí está. Y el viaje fue más divertido y el nombre más artístico.


PREGUNTA: Artista y pareja de un artista ¿es una combinación explosiva?


CARMEN NIKOL: Diría que es la mejor combinación para poder entender bien qué implica el trabajo de tu pareja. Además permite compartir los gustos e inquietudes. Y es explosiva porque te lleva a sufrir los malestares del sector por partida doble. Sólo por eso. Todo porque no hay un solo gobierno que se decida a conocer qué ocurre con nosotros, los intérpretes musicales. Somos, los artistas, en algunas cuestiones, igual de mancos que nuestras señoras prostitutas (a las que respeto infinitamente). La regulación brilla por su ausencia. Podría decirte mil cosas, pero no es el momento. Si quieres, en otra ocasión, nos ponemos con profundidad.


PREGUNTA: ¿Qué recuerdo viene a tu memoria de tu primer concierto como solista?


CARMEN NIKOL: ¡Já! Mucho, mucho stress. Yo me dedico a cantar profesionalmente porque Jeff decía que lo haría bien. Como te decía antes, era divertido pero nada que yo viese como una profesión. Y en el primer concierto como solista, estaba en un escenario con un repertorio difícil (composiciones suyas con letras traducidas y adaptadas al Español por mí misma) y una falta de credibilidad sobre lo que estaba aportando de tres pares de narices. Pero lo hice. Y, a base de buscar cómo desarrollarme en el tema, aquí estoy. Lo que no he sufrido (apenas nada) es el miedo escénico.


PREGUNTA: ¿Y cuál fue la primera vez que te sentiste plena en un escenario, sabiendo que tenías el control de la situación y que el público y todos los instrumentos bailaban con el juego de tu voz?


CARMEN NIKOL: Como solista, en el primer concierto del proyecto que llevo entre manos desde el 2003, el “Carmen Nikol Vocalese Experience”. Con un público compuesto, en su mayoría, por gente de la tercera edad. Me regalaron su vibración y su sonrisa, en vez de irse (como me anunciaba el portero del local, refiriéndose a otros conciertos en qué eso ya había ocurrido). Y tanto los músicos como yo teníamos un repertorio que nos permitía desarrollar nuestros "trullos" en un momento u otro. A partir de ese primer concierto, todos los que hemos hecho hasta hoy con este proyecto han sido una experiencia enriquecedora de comunicación con el público Estoy muy agradecida con la acogida que hemos tenido. Y me consta que es difícil escuchar un vocalese, sobre todo para profanos del jazz. Por eso, esa respuesta es tan importante.


PREGUNTA: En resumen, tres grandes etapas marcan y enriquecen tu formación artística. La primera, representada por tu aprendizaje coral. La segunda, formada por tus conciertos como solista con numerosos artistas y bandas, y la tercera, en la que creas tu propia iniciativa y pones en práctica tu propio estilo vocal, el vocalese. ¿Puedes destacarme lo más relevante de estas dos últimas etapas?


CARMEN NIKOL: Las orquestas de música de baile, los grupos de jazz y, en general, los trabajos más comerciales me ayudaron a crecer como cantante y me dieron tablas de escenario, conociendo mis puntos fuertes y débiles, permitiéndome profundizar en qué es bueno para mi voz y saber qué no lo es. Además, me permitieron conocer el sector y lo que implica para una cantante trabajar entre hombres. Como solista y como persona, esas etapas me han servido muchísimo. No ridiculizo ni un paso de los que he dado. Todos tienen importancia, sean grandes pasos, pasos torpes o tropiezos indeseados. Pues, gracias a todo ello estoy disfrutando de mis vivencias actuales. Así que no lo cambiaría, por si acaso.


PREGUNTA: ¿Y cómo te llegó el vocalese?


CARMEN NIKOL: De nuevo, por Jeff (ya ves que es mi mentor). Me propuso escribir una letra sobre un solo de Hank Mobley, el gran saxofonista. Y fue una experiencia divertida y muy diferente, que me ofrecía la opción de interpretar temas de jazz de un modo distinto al habitual entre los cantantes. Así que me enriqueció y me encantó. Y me quedé prendada de este estilo.


PREGUNTA: La crítica es muy positiva contigo. ¿Eso ha sido siempre o ha sido solamente desde que tomaste tu propio camino con el vocalese?


CARMEN NIKOL: Hasta el vocalese, ni tuve crítica. Tampoco pasó mucho tiempo. Pero, es lógico. Si no aportas nada, si eres una más que rehace lo que tantas otras han hecho (otra versión de Softly…), la crítica, a lo sumo, te comparará con aquéllas o apreciará tu voz. La comparativa es la muletilla. A mí me pueden acribillar igualmente, aunque sin comparativa. De hecho, lo estoy esperando. Tiene que llegar. No se le puede gustar a todo el mundo. Sólo espero que llegue por un blog, donde pueda responder.


PREGUNTA: ¿Qué opinión tienes de la crítica musical y los críticos?


CARMEN NIKOL: La crítica es un tema interesante, y no debería quedar exclusivamente en manos de los críticos, como hoy sucede. Los/las profesionales de la música también deberíamos poder intervenir en ese debate. Pues al mismo tiempo que es interesante, la crítica también puede ser criminal. Conozco casos que me dan ictericia. A mí me han hecho críticas muy amables. Yo no me quejo y les estoy muy agradecida. Al final, usar las citas de los críticos es una tarjeta de visita, a día de hoy.


PREGUNTA: ¿Fortalece una carrera musical la buena crítica?


CARMEN NIKOL: Sí. Si tienes una buena crítica, tanto los organizadores de espectáculos como el propio público que todavía no te conoce, desea comprobar si lo afirmado por la crítica es “cierto”. Pero, al final, lo mágico y realista de la música es que cada uno tiene su opinión y todas las opiniones son igual de válidas en tanto que, por mucho que al público le digan que algo está mal, si le llega a tocar la fibra, ya pueden decirle lo que quieran que no dejará de sentirse bien con ello y de apoyarlo. Incluso si las críticas son negativas, también pueden significar movimiento y vitalidad para ese músico. Existen grandes figuras del jazz que, en sus inicios, fueron acribillados por los mismos que luego les apreciaron, y fue en parte esa mala crítica quien les lanzó a los medios, a la polémica, y lfacilitó una mayor atención hacia sus trabajos. Como dice el dicho “Vale más que hablen mal que no que no hablen”.


PREGUNTA: Eres intérprete y letrista ¿qué impulso sientes que se desarrolla en ti cuando estás sumergida en el proceso de composición de las letras? ¿Qué diferencias entre ese proceso y cuando estás frente a frente con su interpretación?


CARMEN NIKOL: El impulso es el que surge al escuchar las primeras líneas musicales. Es decir, éstas me sugieren unas frases y, a partir de ahí, se desarrolla el conjunto de la letra, siguiendo las restantes líneas del solo. Pero, no parto de un boceto. Escribo según voy escuchando. Y, en cuanto a las diferencias con la interpretación cantada, las hay. Puesto que en esta última pongo el alma en la voz, en la comunicación no verbal, en el escenario. Mientras escribo, eso no lo tengo presente. Sólo considero la palabra. El mensaje más puro, mi reflexión. En el escenario están todos los elementos presentes: emisor – mensaje – receptor. Y eso contextualiza su interpretación de un modo diferente al momento de la escritura.


PREGUNTA: Tus letras dibujan un diálogo profundo y sincero de los sentimientos de la mujer de nuestro siglo ¿partes de algún esquema previo?


CARMEN NIKOL: Hasta el día de hoy -y toco madera-, la inspiración fluye y acaba rozando siempre temas vinculados con la mujer, así como con la crítica social. Sin embargo, no me impongo una temática. Me doy libertad creativa. Por ejemplo, me surgió la letra de una canción sobre lo que le puede pasarle a una pareja que va al monte y se encuentra con un toro salvaje. Y ya ves: hasta yo me sorprendo de dónde podría salir eso (risas), pero forma parte de mi repertorio y no tiene nada de reivindicativo. Siento que, por tener una voz pública, debo usarla para reivindicar sobre lo que me parece injusto. Pero, no me gusta perder el sentido del humor. No es cuestión de ser radical, pero sí de empujar a algunos/as hacia la reflexión.


PREGUNTA: Del proceso creativo de componer la letra al no menos arriesgado de interpretarla…


CARMEN NIKOL: En cuanto a la puesta en escena, la interpretación, se combinan varias cosas. Mi propio carácter y el propio de la letra del tema. Si hay rabia, pues rabia. Si hay ternura, pues ternura. O lo que a mí me provoque. Y además está el público. Ellos influyen con su reacción. Estoy emocionada con la suerte de público que viene a mis conciertos. Que es gente que, en general, no se imagina bien qué va a ver. Y que reaccionan a todo de forma tan amable y entusiasta que, al finalizar los conciertos, me llevo un regalo emocional inmenso. ¡Ah! Y están las luces… a veces no se puede ver al público con las luces frontales y eso puede hacer mella en la comunicación y en la interpretación, pues no haces más que limitarte a los otros dos factores: tu carácter y la letra, sin el público.


PREGUNTA: Normalmente ¿Percibes que conectas con el público?


CARMEN NIKOL: Sí. Como te decía, es un regalo entre personas que no nos conocemos. Una extraordinaria comunicación entre personas ajenas. Yo pongo el agradecimiento y el alma en cada tema y ellos los aplausos o bien cierran los ojos…


PREGUNTA: ¿Cierran los ojos?


CARMEN NIKOL: Sí, parece que disfrutando de lo que escuchan. Recuerdo uno de mis primeros conciertos en que me asusté porque había tres personas, sentadas en diferentes puntos del público, que cerraron los ojos. Pensé: “¡se están durmiendo!” y me entró un miedo atroz. Pero luego me sonrieron y sentí que era otra cosa.


PREGUNTA: El Carmen Nikol Vocalese Experience es un cuarteto. Háblame del resto de componentes del equipo, cómo fue la reunión y qué bases de trabajo habéis ido desarrollando, en estos dos años y algo de vida.


CARMEN NIKOL: Pues las bases son las que Jeff Jerolamon ha ido creando. Él es el director musical. Nos dirige hacia lo que musicalmente permite que disfrutemos más, siempre buscando que suene acorde con el proyecto y tenga una lógica con la propuesta hacia el público. Casi mejor que le entrevistes a él. Yo opino en cuanto a los temas que escojo, los solos, el "dinámica" de los temas (matiz, rellenos,…). Pero, como director, Jeff escoge quién y cuándo hace un solo en los temas, si se hacen ochos y todo lo que a él le permite divertirse en el escenario y así mismo pueda permitir que los compañeros también puedan sacar su diversión. Tocar con un cantante puede ser aburrido, musicalmente hablando, para algunos músicos. Si escoges músicos que sean buenos solistas puede pasar que quieran tocar más solos. El trío que me acompaña se constituye de pianista (casi siempre, alguna vez guitarrista), contrabajo (y bajo eléctrico combinado, en ocasiones) y baterista. Y tengo la suerte de que todos los componentes son grandes músicos. En el CD “De mujer a mujer… en vocalese” participaron Brian Trainor al piano, Richie Ferrer al contrabajo y Jeff Jerolamon a la batería. Dado que Brian vive en EEUU, nos acompaña Ricardo Belda, uno de los maestros al piano que mayor carrera tiene en nuestro sector en España. Así que me siento completamente honrada por tener la compañía de tres grandes músicos que me permiten disfrutar de la admiración y diversión musical, mientras estoy trabajando. Un lujo.


PREGUNTA: ¿Qué proyectos más inmediatos tiene el Carmen Nikol Vocalese Experience?


CARMEN NIKOL: La promoción del CD. Acabamos de sacarlo al mercado (en modo de venta directa) y estamos buscando actuaciones de presentación del mismo.


PREGUNTA: Los críticos son unánimes, al analizar tu música, en que eres la pionera del vocalese en español. Y en la gran dificultad que tiene el trabajo que realizas tú y tu cuarteto. ¿Por qué crees que otros artistas no han querido hacer lo que tú haces? ¿Exige una determinada disciplina en la voz, unas dificultades que requieren unas dotes específicas?


CARMEN NIKOL: El motivo por el que no se ha hecho antes, supongo que es porque nadie ha tenido verdadero deseo de ponerlo en práctica, de dedicarse a esta extraña disciplina de poner letras e interpretar solos de instrumentistas. No lo sé. A mí me encanta. Casi todos los cantantes de jazz se esfuerzan más en cumplir con las exigencias de los críticos más tradicionales. El scat es el tema clave en ese aspecto. Y a mí me parece que no lo haría tan bien como me parece que lo hacen otros cantantes, así que prefiero ahorrárselo al público. Bajo mi punto de vista, es mejor potenciar lo que uno puede hacer bien que esforzarse en ser mediocre. Para mí, eso es aprender a ser un profesional del arte. Copiar los cuadros de Dalí o de Picaso te dará traza. Pero, ¿no te interesa crear algo propio? ¿y no será que copiar te condiciona a crear con esa marca, sin ofrecer algo tuyo? No sé, a veces me planteo esas cosas. Yo opto por no condicionarme, por intentar recibir influencias de instrumentistas, aunque es divertido hacer alguna referencia a sonidos vocales o giros que ya son conocidos por haberlos aportado otros cantantes. Pero sólo como referencia puntual y sobre todo por la diversión de identificarlos por parte de los entendidos. Es un juego de una breve complicidad. Fuera de eso, me resulta triste y aburrido cantar para sonar como alguien. Ya tenemos al original, adelante con más cosas. Si se han de mofar que sea por lo que uno hace y no por lo que uno pretende llegar a hacer.


PREGUNTA: Los críticos igualmente son unánimes al señalar el sello personal que pones a todas tus creaciones. Muy española. Muy rabiosamente pasional. Mucha alma y corazón. Y mucha extraordinaria frescura. ¿Qué sientes cuando una crítica te valora tan positivamente?


CARMEN NIKOL: Emoción y un gran agradecimiento. Los críticos pueden hacerte sentir bien, claro. Pero, no por ser críticos, sino porque son oyentes y ellos también pueden expresarse. Sobre todo, es bonito ver que alguien escucha y se emociona. Cantar me parece una cosa tan íntima que si le llega a alguien es como que ha entrado en mi privacidad. Por el hecho de publicar su crítica, que sea buena es un respiro. Da paz. Por otra parte, será una cita que podrás usar en tu currículo artístico. Ayuda a tener referencias. Pero, aún así, no a todos los programadores les influye por igual. Si el programador es afín al crítico, lo preferirá. Sino, todo lo contrario.


PREGUNTA: En la crítica musical que de tus trabajos realizan en "Biografías del Jazz", se apunta que tienes grandes posibilidades para ser una de las cantantes de jazz más importantes a corto plazo. ¿Opinas como ellos que ese reto puede ser una realidad a corto plazo?


CARMEN NIKOL: Para mí sería crucial. Me gustaría ser de las que trabajan y siguen en el cartel, aunque pasen los años, gracias a que el público ha reaccionado bien y eso motiva a los organizadores. Y… ¿si puede ser una realidad a corto plazo? Si la suerte y el público me acompañan, quizá pueda tener una parcela en el sector de la programación del jazz. ¡Ojalá! Yo pondré todos los esfuerzos que pueda. Entre ellos, aportar más opciones, propuestas varias. Para que aunque sea vocalese, pueda ser en big band, trío, etc. En eso estoy.


PREGUNTA: ¿Qué realidad tiene, hoy, el jazz en España?


CARMEN NIKOL: El panorama del jazz hoy en España se podría definir por la existencia de grandes músicos y la falta de su presencia en los medios de masas (prensa, televisión, radio). Además, existe una falta enorme de regulación laboral: no existe un convenio colectivo que nos ayude a vivir mejor, los conservatorios de música no entienden que el lenguaje del jazz no pueden impartirlo profesores de clásica y siguen insistiendo en que sean éstos quiénes lo impartan (impidiendo que entren a impartir los que realmente dominan dicho lenguaje), el sector no funciona haciendo contratos apropiados al tipo de actividad pues nos solicitan funcionar facturando, con contratos mercantiles -si acaso-, como profesionales, (siendo que son trabajos de contratación laboral en su mayoría, según las características del trabajo en sí) y sin embargo nos obligan a hacerlo tanto desde ayuntamientos como desde representantes, etc. Si no lo haces así, no trabajas. Falta que un gobierno en España llegue a la conclusión de que los músicos, como las prostitutas, deben contar con coherencia laboral, un gobierno pragmático, sin juicios de valor. Nos faltan muchas cosas para ser un sector regulado, pero tenemos lo que es la base: grandes músicos.


PREGUNTA: ¿Cómo recibe el jazz-vocalese el público que no está acostumbrado a esta música?


CARMEN NIKOL: Muy bien. Sorprendentemente bien. Piensa que las interpretaciones vocales se caracterizan por soltar un montón de letra en un solo tema musical. Mucho mensaje, análisis e intensidad. Pero el público está reaccionando como una esponja que absorbe todo ese contenido. En general, el público tiene una capacidad de escucha sorprendente. Es impresionante lo que se desarrolla con el vocalese: un público atento por un largo periodo de tiempo en un mismo tema musical. Lo siguen e interaccionan (gestos, comentarios,…). Te diría que el público siempre reacciona muy bien. Aún no me he sentido defraudada. Y creo que es recíproco.


PREGUNTA: También de ti se dice en Biografías del Jazz lo siguiente: si consigue distribuir bien sus discos y su propuesta llega al aficionado, estamos seguros que tiene por delante un futuro formidable. Desde luego, ya cuentas con una opinión generalizada de la crítica especializada en jazz, muy favorable.


CARMEN NIKOL: Mis discos serán vendidos directamente, sin distribución. Así que la buena distribución es algo que se puede dar bajo los condicionantes de la venta directa. Ya veremos. En jazz, conseguir una distribuidora no es ni fácil ni muy rentable. Pagas por todo y, si acaso, llegan dos CD’s a las grandes superficies. Las páginas web dan la alternativa. No tienen el mismo prestigio que estar en FNAC o El Corte Inglés, pero son más realistas. Al menos, con los artistas que no tenemos una proyección muy notable (aún –risas). Pocos lo consiguen y mucho les cuesta. No es como el pop.


PREGUNTA: ¿Tienes un sello discográfico propio? ¿qué retos como empresa discográfica tenéis para este año?


CARMEN NIKOL: No, nada de nada de lo que pueda parecer. No tenemos discográfica. Lo hemos hecho, como tantos otros, por una independiente. Tenemos un teléfono y un ordenador para vender los conciertos. Y muchos retos. Retos sí. Eso sí, un montón. Que se traducen en proyectos interesantes y en conciertos, espero, con la misma o mejor acogida que hasta hoy hemos tenido. Tenemos material para dos CD’s más, ya ves. Pero… no es fácil. Tenemos un proyecto con arreglos exclusivos para big band que ha hecho Jeff. Es un homenaje a Ben Webster. Me encanta. Todo preparado, pero no salen bolos porque es caro mover a tanta gente. También estamos ya girando con un trío de bajista/contrabajista, batería y voz: Ménage À Trois. Es muy diferente al resto de propuestas que se están viendo en el mercado del jazz por el tipo de formación y la dificultad del repertorio. Sigue siendo vocalese. A la vez, tenemos un grupo de música glamourosa con arreglos de jazz para temas de Navidad. Éste es sin vocalese. Es un repaso de esos temas con arreglos divertidos. Y hay nuevos temas de vocalese, muchos más, que estoy incluyendo en los conciertos y que no están en este primer CD.


PREGUNTA: Muchas gracias por tu atención, Carmen. Estoy seguro que los lectores agradecerán haber conocido un poco mejor la artista y la persona que existe detrás de la solista del "Carmen Nikol Vocalese Experience". Te deseo mucho éxito.


CARMEN NIKOL: Gracias a ti. Y gracias al lector y al público por dedicarme su tiempo y sus palabras. Gracias. Dejo aquí mi e-mail por si alguien quiere contactar: carmennikol@gmail.com.

Carlos García Navarro en Periodista Digital

Comentarios sobre el proyecto...


“Carmen Nikol es una artista con un insólito talento natural para la música. Ha elegido un camino difícil, sin precedentes, en el cual literalmente está inventando la versión española del vocalese. A partir del jazz ha creado un mundo expresivo propio, donde también cuenta mucho su sentido dramático y su capacidad para escribir historias originales. El resultado es jazzístico pero al mismo tiempo se puede sentir como algo muy cercano a nosotros, libre de artificios. Otra virtud destacable en ella es haber conseguido que nunca se note el esfuerzo de adaptación de cada texto a las complejas improvisaciones originales, que el conjunto tenga siempre una extraordinaria frescura.”

Jorge García
Crítico de jazz y autor de
“Ellos y ellas, las mejores voces del jazz” y “Los 100 mejores discos de jazz”. Productor discográfico y coautor de la enciclopedia “Jazz Voices” (Editorial Salvat)


"Un disco inédito en el jazz español y rabiosamente pasional, hecho con el alma y el corazón. Carmen Nikol canta en las baladas con una sensibilidad a flor de piel."

Enrique E. Monfort
Crítico de jazz y otras músicas. Levante - EMV

“Carmen Nikol canta con nervio casi desafiante y mirada crítica de mujer inconformista, transparente en sus textos realistas. Podría haberse apoyado en melodías fáciles y directas, pero ha optado por la disciplina del jazz, los sólidos cimientos de la improvisación, aupando palabras sobre lo que fueron solos instrumentales más o menos célebres.
Nikol se inventa nada menos que el vocalese en castellano,
y resuelve el reto con garbo y fuerza expresiva”.

Juanma Játiva
Crítico musical en “El País” y autor de “Billie Holiday”

“Carmen Nikol Vocalese Experience es una formación jazzística innovadora en el panorama del jazz vocal actual. Carmen Nikol ha tomado la técnica del vocalese como reto musical y el fruto que ha obtenido es la adaptación propia de interpretaciones instrumentales realizadas por leyendas del jazz a letra escrita por su propia mano, sobre temas diversos comprometidos con la situación de las mujeres, revisando problemas sociales de siempre”.

Diario Palentino

“Carmen Nikol deleitó a los asistentes con una genial interpretación de canciones muy conocidas y de otras más minoritarias, a las que añadió su particular reflexión sobre numerosos problemas sociales de la actualidad”.

J. Ruíz.
“El Norte de Castilla”

“Carmen Nikol Vocalese Experience ofreció un recital del mejor jazz que se hace por estos lares (…) además de congregar un nutrido y variado público entregado desde un principio y hasta el final, mostró lo mejor del cuarteto (…) lo mejor es que sorprendieron a propios y a extraños ya que son los primeros en utilizar el vocalese en castellano (…) La joven, cálida y portentosa voz de Carmen Nikol arrancó con Dearly Beloved (…) Letras frescas y originales, que no evitan inquietudes y temas actuales (…)”.

Paula W.
“Qué y Dónde” (Valencia)

“Carmen Nikol demostrará
por qué músicos y críticos se han rendido a sus pies”.

“L’Eliana”
Periódico informativo municipal

“Al menos dos son las facultades que hacen de Carmen Nikol una intérprete avezada en el arte del vocalese: un instinto musical fuera de lo común, y una vocalización espléndida. A ese par de dones habría que sumar una gran curiosidad por el mundo del jazz, y un interés por desarrollar sus propios textos, y así vehicular las inquietudes de una mujer que confiere a la denuncia una importancia poco frecuente dentro del jazz. En sus letras abundan referencias hacia temas muy delicados, como la violencia doméstica o la pederastia. También existe un claro posicionamiento, quizá no como mujer radicalmente feminista, pero sí como mujer luchadora, de ideas claras.
Carmen Nikol es consciente de las dificultades con las que se puede encontrar a la hora de defender una propuesta que es, necesariamente, muy personal; se la considera inventora del “vocalese” en castellano, pero además se toma la libertad –intrínseca a esa modalidad vocal- al pie de la letra.
En sus temas hay de todo, desde frases muy bien resueltas a otras más facilotas, incluso más ingenuas. Pero no hay qe olvidar esa dificultad que hay de entrada: el trabajar sobre melodías improvisadas, ajenas, donde el ritmo de las frases está predeterminado. Carmen Nikol resuelve bien los obstáculos, más que dignamente.
En el repertorio escogido para la puesta de largo de este proyecto en Terrassa, Carmen Nikol realizó un repaso, no necesariamente fácil, a diferentes épocas y a diferentes íconos del jazz. Reivindicó a artistas menos conocidos, como Booker Ervin, y algunas rarezas como “La Fiesta”, de Chick Corea (tema armonizado en clave flamenca).
El resto fueron recuerdos a Sonny Rollins, a Stan Getz, a Freddie Hubbard, a Jorge Pardo (en su trabajo junto a Paco de Lucía), a Sarah Vaughan… La artista alternó el vocalese en inglés y en español, dentro del mismo tema, cuando utilizó dos improvisaciones distintas (y para diferenciar de cuál se trataba), y también añadió estándares como “Georgia”, para mayor lucimiento de una voz espléndida.”


Pamela Navarrete
Crítico de jazz y otras músicas. “Diari de Terrassa”

Artículo “Cuando el Jazz se hace palabra...”
...lo llamamos Vocalese (leáse, "vocalís") y ayer, sábado 11 de febrero, habitó entre nosotros gracias a la propuesta del Carmen Nikol Trío, Vocalese Experience.Ayer era la segunda cita de los granadinos con esta aventura musical única en España. El lugar de encuentro, uno de los templos del jazz andaluz, el Club de Jazz y Otras Música El Secadero. Al filo de las 12 de la noche las baquetas de Jeff Jerolamon comenzaban a golpear los pellejos y sobre las tres de la madrugada sonaban las últimas pulsaciones del contrabajo de Alessandro Cesarini.Jeff Jerolamon, un prestigioso batería norteamericano que decidió hace bastantes años fijar su residencia en Valencia (España), e el cerebro de la banda y Carmen Nikol, cuyo fuego exterioriza incluso a través de su cabellera, es el corazón. A menudo, los papeles se invierten, sobre todo cuando las pirotecnias vocales de la Nikol la obligan a meditar, solo una fracción de segundo, cada palabra y cada nota, o cuando Jeff se convierte, ante la atenta mirada de sus compañeros de tarima, en el protagonista único del momento.El primer riesgo de la noche era, evidentemente, el formato: voz, batería y contrabajo/bajo eléctrico, sin embargo los tres músicos fueron capaces de rellenar los espacios vacíos, que pueden llegar a ser muchos con tan limitada instrumentación. La voz de Carmen Nikol se puede tornar en una profunda sima que acorta las distancias del recinto o adquirir la nitidez de una trompeta en cualquiera de los rápidos fraseos que el estilo le obliga a ejecutar.Porque de esto trata el Vocalese (termino acuñado por Eddie Jefferson y popularizado por King Pleasure, Jon Hendricks, Mark Murphy o Annie Ross, entre otros), cantar solos inmortales, pensados e interpretados originalmente por grandes nombres del jazz: Freddie Hubbard, Stan Getz, Booker Ervin, Hank Mobley, Lee Morgan o Sonny Rollins. La responsable de las letras es la propia Carmen y el resultado es un conjunto de historias que la banda dispara desde el escenario con el objetivo de no dejar a nadie indiferente. Los temas sociales y las historias de amor/desamor predominan sobre un repertorio sabiamente elegido por Jeff y Carmen.El segundo riesgo lo corren por pura logística, puesto que Granada ha sido la primera localidad en la que presentaban un nuevo repertorio, en el que recuperan algunos de sus temas insignia y le suman nuevas versiones de clásicos del jazz.El tercer riesgo es el que subyace en la propuesta, hacer Vocalese en español. Sin embargo, en todos los casos, han demostrado sobradamente que el grupo no carece de las habilidades necesarias para llegar a buen puerto y, en cualquier caso, están escribiendo una página brillante en la historia del jazz.
La noche finalizaba, bastante acertadamente, con un vocalese sobre un solo de Jorge Pardo perteneciente al tema de Paco de Lucía "Rio Ancho" en el que Carmen sacó sus raíces cordobesas para metersen en el bolsillo por enésima vez al público que en El Secadero se había reunido.Sólo nos queda, desde este humilde foro, agradecer a Jose Luis, el motor que hace que El Secadero abra cada semana sus puertas a la música, que siga apostando por nuestro jazz y a Carmen Nikol, Jeff Jerolamon y Alessandro Cesarini desearles el éxito y el reconocimiento que merece su apuesta musical.

# escrito por balhisay (David Álvarez – programa de radio “El Cantor de Jazz”) a las 3:54 AM
http://experimentoenblanco.blogspot.com/2006/02/cuando-el-jazz-se-hace-palabra.html


Del CD… "La verdad es que es una pieza tan activa, con tanto mensaje y vibrante que no te deja "tranquila" al escucharla. Es una letra llena de vida y contenido con música para darle armonía y disfrazarla de canción. Este CD te recoge 8 poesías cantadas que requieren orejas abiertas y ritmo en la sangre. Podríamos decir que son 8 momentos rítmicos que requieren parar atención; porque cada palabra está armónicamente cantada. Y os recomiendo que estéis atentos."

Gemma Cernuda
Autora de "24h/7d Mujer", "En pocas palabras" y "Paraula d'autora".
Fundadora de www.peixandco.com


"Carmen Nikol, una artista excepcional, una mujer con talento que ha sabido innovar en su área de conocimiento. Una mujer que expresa, que sabe comunicar vivencias y emociones cotidianas comunes. Una mujer que impresiona con su mirada y cautiva con su voz. Una mujer que se implica, que forma parte del Círculo de Mujeres de Negocios (www.mujeresdenegocios.net) y que cumple con el perfil de sus integrantes avanzando con fuerza y coraje hacia sus objetivos profesionales.
Gracias Carmen por tu complicidad, por brindarnos la oportunidad de contar contigo y por ser como eres."

Elena Faba de la Encarnación
Presidenta del Círculo de Mujeres de Negocios
www.mujeresdenegocios.net
(Asociación sin ánimos de lucro que aglutina de forma gratuita a mujeres directivas, empresarias y profesionales con inquietudes que realizan un networking activo y efectivo)

“Carmen Nikol desvela la voz del jazz español”

Redacción – 20 minutos (Galicia)

Destacaría de la propuesta estética de Carmen Nikol su valentía y el enorme trabajo que requiere, tanto su preparación como su defensa sobre un escenario.

Quinito L. Mourelle
La Voz de Galicia (A Coruña)

“Fui también a un concierto de jazz de una cantante muy buena: Carmen Nikol, (...) me encantó, es una mujer con mucha personalidad y una voz preciosa. Me gustaron su facilidad de palabra, sus tablas en el escenario y su profesionalidad, sonó muy bien, cantaba letras de amor y realidades sociales.”

Santi Molezún
Público en Dado – Dadá (Santiago de Compostela)
http://www.santimolezun.com/diario/

“Voz envolvente, pasión en los labios y fuerza en la mirada.
Carmen Nikol consigue con su último trabajo un espectáculo de emociones”.

Mª José Bosch
Periodista y presentadora de La Luna en COPE (Radio)

“(…) Carmen Nikol saca a la luz un disco enorme, impactante y desde nuestro punto de vista originalísimo. Cuando aquél año de 2003, Carmen auspició la creación de su grupo: "Carmen Nikol Vocalese Experience" comienza a innovar con el vocalese, un estilo vocal dificilísimo y con el que solo se atrevieron grandes cantantes como Eddie Jefferson, King Pleasure o el gran Jon Hendricks.
Carmen Nikol, desde su talento como letrista impecable, desde su magnifico fraseo, crea un universo expresivo personalísimo y cuenta historias desde una mirada critica, inconformista y también muy pegadas a la realidad. "De mujer a mujer" es un disco excitante, creativo y comprometido con la situación social de las mujeres y la vocalización de Carmen Nikol sobresale por encima de la rítmica (extraordinario el trabajo de Jeff Jerolamon en la batería, Richie Ferrer en el contrabajo y Brian Trainor en el piano) para dejarnos un trabajo excelente donde para nada te deja indiferente. Si el Jazz es un sentimiento, en éste disco Carmen Nikol desparrama ése sentimiento a raudales.”

Antonio Vázquez Cruz
Comentarista de jazz y fundador de la página especializada:
http://www.apoloybaco.com/rincontetediscos.htm

Carmen Nikol: Pionera en el jazz vocal.


“...se inventa nada menos que el vocalese en castellano"


Carmen Nikol ya está considerada por la crítica como una artista innovadora del jazz vocal, gracias a su uso de la técnica vocalese en español. Nikol “...podría haberse apoyado en melodías fáciles y directas, pero ha optado por la disciplina del jazz, los sólidos cimientos de la improvisación, aupando palabras sobre lo que fueron solos instrumentales más o menos célebres. Nikol se inventa nada menos que el vocalese en castellano” (Juanma Játiva, autor del libro “Billie Holiday”). Jorge García, autor de “Ellos y ellas, las mejores voces del jazz”, comenta de Nikol: “...sin precedentes, (...) literalmente está inventando la versión española del vocalese”.

Nacida en Barcelona, en 1975, bajo el seno de una familia de emigrantes andaluces, recibió influencias musicales diversas hasta desarrollarse como “...una artista con un insólito talento natural para la música” (Jorge García). Autodidacta, sus experiencias musicales en la provincia de Barcelona se enmarcaron, desde temprana edad y hasta comenzados sus estudios de universidad, en la participación dentro de grupos corales como contralto, donde destacaría (dentro de su tesitura), consiguiendo la máxima puntuación en la asignatura universitaria de Canto Coral.

En 1998, se afincó Valencia, provincia en la que ha realizado conciertos de jazz y blues como solista acompañada por músicos de la talla de Joan Soler, Jeff Jerolamon, Brian Trainor, David Pastor, Francisco Blanco “Latino”, Toni Belenguer, Santi Navalón, Ricardo Belda, Jordi Vilà y Richie Ferrer, entre otros. Ha colaborado, también, con las big bands valencianas “All Jazz Big Band” y “Glen Miller Orquestra” y ha trabajado como solista de petit comité en el dúo de guitarra y voz “Pausa”, junto a Joan Soler.

Pero, es en el año 2003 cuando Carmen constituye el grupo “Carmen Nikol Vocalese Experience” y comienza a innovar con el vocalese. A principios de junio, graba un CD enteramente dedicado a esta práctica vocal, la cual tiene su origen en los EEUU y en el idioma inglés. Los pioneros americanos, entre ellos Eddie Jefferson, King Pleasure y Jon Hendricks, dedicaron sus esfuerzos a la aplicación de letras sobre solos grabados por instrumentistas jazzísticos. Nikol ejerce su tarea de letrista de modo impecable. Refiriéndonos, de nuevo, a las palabras usadas por Jorge García, Carmen “A partir del jazz ha creado un mundo expresivo propio, donde también cuenta mucho su sentido dramático y su capacidad para escribir historias originales”. D. Juanma Játiva destaca sobre las letras de Nikol su “...mirada crítica de mujer inconformista, transparente en sus textos realistas”.

Su interpretación vibra por una emoción inusual entre la expresividad de las cantantes de jazz al uso hoy en día. Como dice el crítico musical Enrique E. Monfort “Carmen Nikol canta en las baladas con una sensibilidad a flor de piel”. Juanma Játiva no es menos analítico sobre su interpretación al comentar que Nikol “...canta con nervio casi desafiante...”. Jorge García recaba en su interpretación “libre de artificios”.

Destaca, además, de la interpretación de Carmen Nikol la inclusión de su sello en todo aquello que canta: su estilo tatúa con sabor español todas las piezas de esta especie de puzzle musical. Así lo remarca García “...al mismo tiempo se puede sentir como algo muy cercano a nosotros...”.

Analizar cómo adapta la interpretación de los solos, sobre los que se basa su trabajo, a su propia interpretación vocal provoca admiración por la soltura con qué expresa las historias de sus letras. Expresándolo como Jorge García “Otra virtud destacable en ella es haber conseguido que nunca se note el esfuerzo de adaptación de cada texto a las complejas improvisaciones originales...”.

Ya en el mismo año de estreno del proyecto, 2004, el cuarteto entra de lleno en giras promocionadas por entidades culturales importantes, como Caja Duero y el Instituto Cervantes, y participa en varios festivales y ciclos de jazz hasta el 2006 (Vall d’Uixó, L’Eliana, Montserrat, València, Torrente, Jávea y Vila-Real). Fue la solista española seleccionada para representar a nuestro país en Toulouse, en el Festival Internacional De Jazz “Jazz Sur Son 31”, en octubre del 2004 y ha estado en clubes tan importantes como el Café Central de Madrid o la Nova Jazz Cava de Terrassa, el Secadero de Granada, el Filloa de A Coruña o el Black Note de Valencia, así como en Clavicémbalo, Dado Dadá, La Terraza, Manteca Jazz, El Foro, el Sunset Jazz Club, etc.

El espíritu trabajador e innovador de la artista nos aporta nuevas propuestas para el 2006:

· “De mujer a mujer… en vocalese”, proyecto que lleva el mismo nombre que su primer CD (mayo de 2006) y con el que rinde un tributo a la mujer actual, revisando sus problemáticas y ofreciendo un punto de vista avispado sobre diversos temas sociales. En cuarteto formado por piano, contrabajo, batería y voz. El cuarteto “Carmen Nikol Vocalese Experience”.
· La “Carmen Nikol Big Band”, propuesta con la que realiza un homenaje al legendario saxofonista Ben Webster. Un proyecto firme que se lleva a cabo con arreglos hechos por Jeff Jerolamon para las interpretaciones únicas de la cantante.
· “Ménage À Trois”, proyecto caracterizado por mezclar el jazz y el funky más complejo, lleno de poliritmias. Una propuesta presentada en un formato inusual en España: contrabajo/bajo eléctrico, batería y voz. Como en los dos anteriores, con su sello particular: el uso del vocalese.

Sin duda, esta artista excepcional nos deleita con la exquisitez y la elegancia de dos proyectos sorprendentes. En conjunto una oferta dinámica y elaborada que no deja a nadie impasible. El Carmen Nikol Vocalese Experience es, en suma, un trabajo “...inédito en el jazz español y rabiosamente pasional, hecho con el alma y el corazón” de “...una extraordinaria frescura”. Un reto resuelto con “...garbo y fuerza expresiva”. Tanto la Carmen Nikol Big Band como Menage à trois son propuestas que no tienen un carácter equiparable al de ninguna otra propuesta española, en este momento.

Por fin, una ambiciosa cantante que pone todo su esfuerzo en aportar nuevas opciones en el jazz y que, gracias a su ímpetu, obtiene el agradecimiento más sincero de las audiencias más dispares.